Confinamiento compartido

El confinamiento compartido es menos confinamiento

Con el afán que mi amigo, el escritor Pablo Sebastiá, tiene de contarnos siempre aquello que nos sucede día a día, además de dar su opinión sobre aquello que nos rodea, el bueno de Pablo nos está deleitando con una columna diaria en el Periódico Mediterráneo de Castellón de su particular confinamiento. Esta vez nos está mostrando por un lado su versión más paternal enfrentándose al día a día con sus dos fieras mientras están encerrados entre las cuatro paredes de casa. Y por otro lado su versión más humana y humilde, contando como vive el confinamiento día a día en su casa con el valor añadido de tener una mujer enfermera. Lo que sin duda, eleva la presencia del Coronavirus en las conversaciones en el hogar de los Sebastiá Ripollés. Y por supuesto compartiendo una realidad que no escapa a ningún hogar, y con la que muchos nos sentimos identificados. Columna que os recomiendo leer cada día porque parece

mentira que en tan poco espacio, a veces se puedan decir tantas cosas. Mostrarse uno mismo, criticar las injusticias sociales, entretener, querer y hasta compartir públicamente los besos de buenos días de María o algunas conversaciones de whatsapp del grupo de amigos los NBA’s.

Otra de las personas que nos está haciendo más llevadero el confinamiento sin duda es el humorista y presentador valenciano Eugeni Alemany y que puedes seguir en Facebook. En este caso nos muestra su confinamiento en versión
vídeo, resaltando cada día algunos de los aspectos más ocurrentes y graciosos que están pasando en los diferentes hogares desde que se decretó el Estado de Alarma. Desde el maravilloso sentimiento de deseo de lo prohibido cuando bajamos la basura, hasta la preocupación por nuestro look, y por supuesto también el nuevo rol de maestros en
casa con la educación de los hijos. Sin duda os recomiendo que lo sigáis y os echéis unas risas con Eugeni que además utiliza el elemento provocador para hacer interactuar al público hasta el punto de teñirse el pelo de rojo a petición popular y bien aconsejado por su amiga Zuleima.

Ellos son los que de momento se están llevando la palma en mi particular confinamiento, además de algunos post graciosos en las diferentes redes sociales de gente que no conozco pero también de personas cercanas que aportan
alegría y optimismo a tan dura situación que estamos viviendo. Por eso queridos amigos si os sale del corazón o de cualquier otra parte del cuerpo, compartid aquello que hacéis o aquello que os apetezca. Hacedlo por favor porque para eso se concibieron, entre otras cosas, las redes sociales. Y además pensad que estaréis haciendo un bien
social y ayudando a mucha gente porque el confinamiento compartido es
más llevadero y por ende menos confinamiento. Y recuerda #Quédateencasa #Yomequedoencasa. 

0 0
Feed